Inicio | Venezuela en contexto | Inversión extranjera

Inversión extranjera directa
Tradicionalmente, los sectores más atractivos para los capitales foráneos han sido los relacionados con los recursos naturales y, en especial, los hidrocarburos. No obstante, los negocios no petroleros tienen vastas posibilidades de desarrollo en el suelo venezolano, pues sus inversiones apenas tienen un peso de 2% sobre el Producto Interno Bruto (PIB), según cálculos del Banco Central de Venezuela (BCV) para el periodo 1990-2004.

En los últimos quince años, diversos procesos de apertura han estimulado el flujo de divisas hacia el país. Los flujos de inversión se han concentrado en las actividades de manufactura, telecomunicaciones y banca, en tanto que, históricamente entre los principales países inversionistas, destacan: Estados Unidos, Japón, España, Países Bajos, Francia, Italia y Colombia.

El registro de las inversiones en el país es contabilizado por el BCV, en su cuenta de balanza de pagos. Esta variable es de corte global e incluye dinero o bienes físicos que vayan a incremento de capital, aportes de recursos de las casa matrices a sus filiales, préstamos y créditos comerciales, y las utilidades reinvertidas, aunque no se capitalicen.

Adicionalmente, la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras (Sudeban), la Dirección de Industrialización y Tecnología de Hidrocarburos del Ministerio de Energía y Petróleo (MEP), el Ministerio de Industrias Básicas y Minería (Mibam) y la Superintendencia de Seguros (Sudeseg) registran la inversión en dinero o bienes físicos que vayan a incremento de capital en sus respectivas áreas, con independencia del momento exacto de su ejecución. En el resto de los demás sectores económicos, la autoridad es la Superintendencia de Inversiones Extranjeras (SIEX).

© CopyRight 2005 CONAPRI . Derechos reservados